El desarrollo de un deporte de invierno como el esquí se realizó en base a la hazaña del noruego Frijtof Nansen de atravesar Groenlandia con esquís en los años 1892 y 1893, por lo que a la hora de decidir un destino para unas vacaciones de invierno y más si nos gustan los deportes de invierno como el esquí Groenlandia en uno de los destinos perfectos a los que ir.

Groenlandia es la isla más grande del mundo después de Australia y alberga el parque nacional más extenso del mundo. Alrededor del 80% de su territorio está cubierto de hielo y es un país en el que podemos conocer y compartir la forma de vida de los inuit, visitar el glaciar y los famosos icebergs o realizar un paseo en trineo.

En Groenlandia no hay carreteras ni líneas de ferrocarril por lo que para movernos por allí hay que utilizar avión, helicóptero, barco, moto de nieve o trineo de perros y para los amantes de los fuera de pistas existe la posibilidad de practicar heli-ski y cat-ski.

Podemos encontrar varias estaciones de esquí en Groenlandia. Una de las más populares, Quassussuaq, se encuentra junto a Nuuk, la capital, en la montaña de Sermitsiaq, al que podemos acceder en el telesillas más largo de la isla que tarda 20 minutos en llegar a la cima. Se puede practicar esquí alpino, esquí de fondo, snowboard o paseos en moto de nieve.

Compartir