Un viaje de invierno es la ocasión perfecta para poder conocer lugares poco frecuentados en los circuitos turísticos habituales y más populares y para aquellos amantes de los deportes de invierno, si además, ese destino les ofrece la posibilidad de practicar su hobby favorito como por ejemplo el esquí, puede ser el destino perfecto.

Hay mucha gente a la que le gusta ir recorriendo poco a poco todos los rincones del mundo en los que se puede practicar un deporte, en invierno, suele ser el más habitual el caso del esquí y, nuestra propuesta de hoy combina el turismo poco masificado con la práctica de este deporte.

Uno de estos destinos de los que antes os hablábamos es uno de los países más pequeños del mundo, Liechtenstein, que además es uno de los países más seguros del mundo,  situado entre los Alpes, lo que lo convierte en un paraíso para los deportes de invierno.

La capital de Liechtenstein es Vaduz que alberga un museo de esquí en el que podemos conocer cerca de un siglo de historia de este fabuloso deporte.

El centro turístico más importante del país es Malbun que alberga una estación de Esquí Alpino en la que también se puede practicar esquí de fondo y en la que además se pueden practicar todo tipo de deportes de invierno.

Para los aficionados al esquí nórdico y las carreras y descensos de trineos, la indicada es la segunda estación del país, que es Steg, cerca de Malbun y como la anterior, en el valle Malbuntal.

Compartir