Hay pocos lugares en el mundo donde se sigan manteniendo las tradiciones de hace siglos cada día. Si además ofrece una paz y un silencio increíbles, unos parajes inigualables y el suficiente exotismo, combina todos los ingredientes para valorarlo como el destino de unas vacaciones de invierno. Si además de todo lo anterior, nos permite practicar uno de nuestros deportes favoritos de invierno como es el esquí, es el destino perfecto para el viaje de invierno.
Os hablamos de Mongolia como destino para un viaje de invierno en el que aprovechar para practicar esquí. Es un país dividido en tres zonas geográficas, la montaña arbolada, el desierto del Gobi y la estepa, siendo uno de los países más altos del mundo con lugares como la Meseta del Khangai o la Cadena del Altai y donde las montañas cubren dos tercios del país.
En Mongolia el esquí no está muy extendido como deporte a pesar de sus condiciones geológicas y tampoco es un deporte que tenga unos precios asequibles a toda la población, pero si se utiliza como medio de desplazamiento, sobre en las zonas de las montañas de Altai.
En 1999 se abrió la primera estación de esquí del país, el Sky Resort, donde se puede practicar esquí y snowboard, en el valle de Khurkhreet, cerca de Ulan – Bator, en la montaña sagrada Bogd Khan Uul, con cerca de 6 km de pistas para todos los niveles de experiencia y 4 remontes, que abre desde finales de noviembre hasta principios de abril, aproximadamente.

Compartir