Un buen destino para hacer un viaje de invierno y de paso practicar un deporte de invierno como por ejemplo el esquí es Polonia, en Centroeuropa, un país que nos ofrece unas cuantas zonas montañosas como Los Cárpatos y el Alto Tatra o Los Sudetes.

En Polonia tienen alrededor de 200 estaciones de esquí por todo el país en las que se pueden practicar todas las disciplinas como el esquí de travesía, el esquí de fondo y el esquí alpino u otras actividades como el snowboard. Polonia es también una potencia en saltos de esquí.

La capital de invierno de Polonia que cuenta con las mejores instalaciones para practicar esquí es Zakopane, en los Tatra, donde se practica sobre todo esquí alpino y snowboard y que es ideal para familia y esquiadores principiantes o intermedios aunque tiene pistas para todos los niveles de experiencia que suman más de 15 km.

En la zona oeste del país podemos encontrar las estaciones de Karpacz y de Szklarska Poreba, en la cordillera de Karkonosze, las montañas más altas de Los Sudetes. Las estaciones más populares son Szczyrk, Ustron y Wisla, que están el Beskid. Al este, en los montes Tatra, además de la ya nombraza Zakopane podemos encontrar también Butorowy Wierch, Nosal y Kasprowy Wierch.

Karpacz es una de las estaciones más importantes de la región y que alberga una de las mejores pistas de snowboard y, donde, además, se puede practicar también bobsleigh, saltos de esquí, esquí de fondo, patinaje sobre hielo y descenso en trineos.

Compartir