La República Checa es un destino a tener en cuenta para realizar un viaje de invierno en el que poder practicar nuestro deporte de invierno favorito, como puede ser el esquí puesto que cumple y ofrece todas las condiciones ideales para poder disfrutarla.

LA República Checa se encuentra rodeada de montañas y éstas albergan centros de deportes de invierno muy bien equipados que permiten disfrutar de la práctica de nuestro deporte favorito con calidad. Se pueden realizar todos los deportes de invierno como el esquí de fondo, el esquí alpino, el snowboard, snowkiting, esquí acrobático, etc…y muchas otras actividades como el bobsleigh o los descensos de trineo. Es un país que alberga eventos internacionales como la Copa del Mundo de Saltos o la Copa del Mundo de Eslalon.

Podemos encontrar más de 200 estaciones de esquí que suman más de 650 km de pistas entre todas, pero las más populares son:

En la cordillera Krkonoše, Špindlerův Mlýn (considerada la mejor estación del país), Pec pod Sněžkou, Harrachov y Rokytnice nad Jizerou

En la zona de Šumava, Lipno, Zadov, Železná Ruda y Špičák (la más grande y popular del país)

En las montañas Jizerské,  Bedřichov, Středisko Severák, Tanvaldský Špičák (que tiene pistas de 6 km de largo) y Ještěd

En las montañas Beskydy, Pustevny, Dolní Lomná, Lysá Hora, Javorový vrch, Kohátky, Bílá, Reka (uno de los más populares) y Razula.

En la zona de Jeseníky, Praděd, Ovčárna, Červenohorské sedlo, Ramzová, Petříkov y Kouty nad Desnou (la mayor estación de esquí alpino de Moravia)

En las montañas Orlické, Říčky (uno de los mejores del país), Deštné y Čenkovice (una de las estaciones más bonitas del país)

Compartir